we are suppliers of:
Offerte quantità circoli e scuole Logo FSI - Federazione Scacchistica Italiana Logo International Chess Federation

Tratado general de ajedrez IV - Estrategia superior (NUEVA EDICIÓN)

Grau Roberto

ESTRATEGIA SUPERIOR La confluencia de distintos factores decide el resultado de la partida de ajedrez, y precisamente de eso trata la alta estra-tegia. Cómo se transforman las amenazas, cómo se deciden las luchas entre alfil y caballo, o entre alfiles de distinto color, o todo lo relativo al control de las columnas abiertas, entre otros temas, conforman la caja de herramientas con las que hay que acometer las decisiones finales. Con la precisión y sencillez que caracteriza al autor, se exponen aquí los mate-riales necesarios para la comprensión y el disfrute del juego.


Used News

€ [[ prod.prezzo_intero ]] € [[ prod.prezzo_applicato ]]

[[ sconto ]]
Item not available
Are you interested in this article? Contact us
Other variants:
Product options:


Description

ESTRATEGIA SUPERIOR La confluencia de distintos factores decide el resultado de la partida de ajedrez, y precisamente de eso trata la alta estra-tegia. Cómo se transforman las amenazas, cómo se deciden las luchas entre alfil y caballo, o entre alfiles de distinto color, o todo lo relativo al control de las columnas abiertas, entre otros temas, conforman la caja de herramientas con las que hay que acometer las decisiones finales. Con la precisión y sencillez que caracteriza al autor, se exponen aquí los mate-riales necesarios para la comprensión y el disfrute del juego.

 

ÍNDICE
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7
 
 
1. La transformación de las amenazas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
9
 
Cómo se empalman las amenazas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
13
 
Los puntos de coincidencia de las piezas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
18
 
Las casillas vinculadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . .
22
 
La red de amenazas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
25
 
 
 
2. La lucha del alfil contra el caballo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
30
 
Algunas reglas fundamentales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
30
 
El alfil es superior en las posiciones de peones móviles. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
34
 
Los caballos son superiores en las posiciones de bloqueo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
39
 
Cuándo es superior el alfil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
43
 
Lo que ya sabemos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
46
 
La ventaja del alfil en las posiciones abiertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
51
 
Conclusiones técnicas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
53
 
 
 
3. La lucha de caballo con alfil con peón de ventaja. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
54
 
Con un solo peón en el tablero es casi siempre tablas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
55
 
Algunos finales teóricos a manera de ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
59
 
El alfil gana casi siempre con peón de ventaja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
63
 
Los finales con ventaja en un famoso ejemplo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
66
 
Conclusiones técnicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
68
 
4. La ventaja de dos alfiles contra dos caballo o caballo y alfil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
69
 
Solo en las posiciones de bloqueo los caballos son superiores. . . . . . . . . . . . . . . . . . .
72
 
Dos alfiles y alfil y caballo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
75
 
El porqué de nuestra prédica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
83
 
Secreto de la simplificación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
90
 
Conclusiones generales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
97
 
5. Por qué debe encerrarse con el negro el alfil dama. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
98
 
El alfil suele ser "malo" fuera de la cadena de peones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
101
 
El alfil dama y la teoría de las aperturas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
103
 
La experiencia de los planteos modernos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
114
 
Conclusiones técnicas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
117
 
6. Los alfiles de distinto color. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
119
 
La teoría de Philidor. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
119
 
La coordinación de las piezas es vital en ajedrez. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
124
 
Ventaja de tener en juego también una torre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
127
 
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
131
 
7. La lucha de la columna "f" contra el punto fuerte "e4" (o "e5") . . . . . . . . . . . . . . . .
133
 
Tema de planteos conocidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
135
 
No debe cederse íntegramente la columna abierta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
139
 
Lo relativo de las afirmaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
142
 
La torre en la casilla fuerte de "e4" ("e5"). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
145
 
El punto "d4" ("d5") contra la columna "c". . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
147
 
Casillas fuerte: pieza centralizada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
149
 
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
151
 
8. La centralización de la dama. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
152
 
El esqueleto de peones, eje del ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
155
 
Las dificultades para centrar la dama. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
156
 
Un caballo centralizado suele valer más que una calidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
160
 
Síntesis de lo estudiado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
162
 
Lo que ya sabemos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
166
 
Síntesis de ejemplos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
169
 
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
171
 
9. Dos torres contra dama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
173
 
Dos torres son más fuertes que una dama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
173
 
Es más difícil conducir las dos torres que la dama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
176
 
La fuerza de las dos torres. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
177
 
Solo los errores aleccionan de verdad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
187
 
A manera de advertencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
194
 
Conclusiones técnicas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
194
 
10. Los cambios de damas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
196
 
El peligro de la rutina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . .
200
 
Algunas reglas valiosas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
205
 
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
210
 
 
 
11. Los finales de torres y peones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
211
 
La ventaja de la iniciativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
212
 
El abuso de empates para evitar riesgos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
215
 
Resumen de lo estudiado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
222
 
La experiencia en finales de partidas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
225
 
Por qué se desconocen los finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
228
 
La meta de la torre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
231
 
No se debe generalizar, pero...  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
235
 
Otros tipos de finales con torre y peones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
238
 
Conclusiones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
244
 
 
 
Índice de jugadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
245
Índice de partidas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
246


Information
  • Casa editrice La casa del Ajedrez
  • Code 7914
  • Anno 2020
  • Isbn 9788412112962
  • Pagine 266

Share